Comparación entre vigueta pretensada y alma abierta

Inicio | Blog | Comparación entre vigueta pretensada y alma abierta

Comparación entre vigueta pretensada y alma abierta

En Puebla existe poca recepción de la vigueta pretensada, no obstante tiene varias ventajas sobre la vigueta de alma abierta.  Debe saberse  que es una cuestión más bien cultural y difiere en distintas partes del País.  Por ejemplo, en Yucatán la gente no acepta la vigueta de alma abierta, solamente quiere pretensada.  En cambio, en la Cd. De México lo normal es que a  los estructuristas les sea indistinto utilizar un tipo de vigueta u otro. No solamente en México, en Alemania, según me dicen, es más usual utilizar vigueta pretensada mientras que en España les es indistinto uno u otro.

 

 

Dejando la cuestión de saber por qué se tiene tan distinta percepción del sistema según el lugar y atendiendo a las cuestiones técnicas, el uso de un sistema u otro tiene las siguientes similitudes:

 

 

  • 1.       Finalmente ambos son un sistema constructivo de elementos parcialmente precolados que son la vigueta y bovedilla. Si están bien diseñadas y bien fabricadas, ninguno de los dos sistemas debe causar problemas.
  • 2.       En ambos existe una participación del constructor donde el manejo del material, su colocación y el colado final influyen enormemente en el resultado y en la efectividad del sistema.  De esta manera, el constructor comparte con el fabricante del precolado la responsabilidad de la eficacia del sistema. 
  • 3.       Ambos son sistemas muy utilizados a nivel nacional e internacional, por lo que no se puede decir que alguno de estos dos sistemas “no funciona” sin traicionar la evidencia se su uso concetudinario, masivo y exitoso, tanto en zonas sísmicas como no sísmicas.

 

 

Hay, de todas maneras, diferencias en estos sistemas. Respecto al alma abierta se puede mencionar:

 

 

  • 1.       En la práctica, las viguetas de alma abierta pocas veces tienen un diseño específico para el proyecto, pues normalmente se basan en tablas preestablecidas por el fabricante de la armadura que no contemplan todas las variables de carga posibles.  Hay fabricantes de vigueta  de alma abierta serios, pero la mayoría no lo son. 
  •  2.       En el diseño de viguetas de alma abierta rara vez toman en cuenta las deformaciones a largo plazo, dejando el diseño en la capacidad a flexión.  También es usual que se tome indiscriminadamente las diagonales como estribos para el cortante, cuando deber revisarse los requerimientos de norma para ello, que no siempre se cumplen.
  •  3.       Finalmente, las viguetas de alma abierta se fabrican con soldadura, proceso que la norma limita muchísimo pues produce disminución de la capacidad a tensión de los aceros principales longitudinales.  En las pruebas de carga de losas realizadas con alma abierta frecuentemente no alcanzan la resistencia a momento último teórico sino que fallan en un valor menor.  

 

Respecto a la vigueta pretensada:

 

  • 1.       La vigueta pretensada requiere de mayor inversión inicial en la fabricación (maquinaria, equipo y procesos industrializados de producción) por lo que tiene un mejor control de calidad y la necesidad de preparación técnica especializada del calculista.  En cambio, la vigueta de alma abierta se produce con bajo costo, sin equipo ni personal especializado y, en ocasiones, por personas no técnicas.
  •  2.        Los momentos últimos de resistencia teóricos  se alcanzan en la práctica, pues este tipo de vigueta no tiene soldadura.
  •  3.       El diseño siempre es más seguro que el de alma abierta, pues mientras que las viguetas se diseñan por resistencia última, las viguetas pretensadas se diseñan por esfuerzos admisibles en el rango elástico.
  •  4.        Por lo mismo, es muy importante controlar las deformaciones, especialmente las deformaciones a largo plazo.
  • 5.       Para disminuir el precio de la vigueta,  existen pretensadores que disminuyen o de plano eliminan el alambre superior de la pieza, que tiene la función de limitar la deformación inicial vertical hacia arriba.  El efecto es que la pieza se coloca con una deformación vertical inicial muy pronunciada y las deformaciones durante el colado son mayores.  Como se indica, debe buscarse en el diseño el armado preciso para limitar la deformación inicial a valores menores a L/300.  Aunque eso implica un elemento con un costo un poco mayor,  en ROCACERO cuidamos mucho este detalle.
  •  
  • 6.       Existe la percepción de que la vigueta pretensada “resbala” del concreto hecho en obra por no tener un elemento mecánico que transmita los esfuerzos de cortante horizontal eficientemente entre el concreto de la vigueta y el concreto de obra.  Aquellos que tienen familiaridad con el procedimiento constructivo verifican que este desfase entre los dos concretos no ocurre.  De hecho, si ocurriera, el sistema no funcionaría y en balde tendíamos 35 años en el mercado.  Desde el punto de vista técnico, se puede calcular el valor de este cortante y compararlo con la adherencia entre concretos y se verá que el valor es muy pequeña.
  •  7.       Para obras grandes donde se requiere material en tiempo y calidad,  la vigueta pretensada responde a ambas necesidades por su proceso masivo e industrializado de producción.
  •  8.       La vigueta ROCACERO tiene certificado de calidad ONNCCE y una garantía por daños producidos por un mal diseño o mala fabricación de nuestro producto.  A nivel local, no hay ningún material que ofrezca esta garantía y certificación.

 

En resumen,  tenemos la certeza que la decisión sobre la utilización o no de la vigueta pretensada puede tener muchos matices,  pero desde el punto de vista técnico no hay justificación para eliminar a la vigueta pretensada como opción valida de comportamiento, resistencia y de calidad.

 

Espero que estas reflexiones te ayuden a guiar a tu cliente a realizar la mejor decisión.